12 palabras esenciales en Granada

Vista general de la Alhambra. © Adamico - Fotolia.

Acequia

En árabe clásico, al-saqiyah, se refiere a un canal al aire libre construido para regar la tierra. Las acequias de careo, también conocidas como acequias de frente, son construcciones típicas de la zona de la Alpujarra, cuyo propósito es guiar las aguas de deshielo desde las altas cumbres de Sierra Nevada hasta los caladeros. Un sistema de irrigación complementado por las acequias (canales clásicos) que han preservado el ecosistema de una región muy seca desde el siglo XIII. Hoy en día, el sitio histórico de la Alpujarra protege estos canales, que todavía están en uso. También se pueden apreciar caminando por el circuito de las Acequias del Poqueira, un sendero señalizado.

Alcazaba

Situada en la Alhambra, está en la parte más antigua; fue construida por Mahoma I, fundador de la dinastía Nazarí. Su papel era el de reforzar el control y la vigilancia de la ciudad, contra los enemigos externos, pero también contra los levantamientos internos. Las casas y los cuarteles de los soldados estaban situados en la Plaza de Armas, pero hoy en día solo podemos ver sus restos, delimitados por pequeños muros. Desde la parte superior de la Torre de las Armas se puede disfrutar de una espléndida vista de Granada. Aunque esta Alcazaba es la más conocida, no será la única que se descubra en un recorrido por la provincia de Granada, ya que su nombre proviene del árabe al-Qasbah, la ciudadela, y esta zona fue durante mucho tiempo una posición fronteriza contra el ejército de la Reconquista. Por lo tanto, veremos vestigios de ella en Alhama de Granada, Loja, Montefrío o Guadix.

Barranco

En la Alpujarra, el Barranco del Poqueira es el más espectacular. Una ruta bastante deportiva te lleva a través de tres pueblos: Pampaneira, Bubión y Capileira; todos ellos clasificados como Complejo Histórico-Artístico. Será una oportunidad para contemplar algunos paisajes muy sorprendentes: las cumbres de Sierra Nevada, el Mulhacén y el Veleta por un lado y el Mar Mediterráneo por el otro. Se puede descubrir la arquitectura bereber de estos pueblos y sus cultivos en terrazas. Si no se siente deportista podrá contemplarlo desde una de las terrazas de los restaurantes de estos pueblos o simplemente desde el Mirador de Capileira, situado a la salida del pueblo.

Valle del Poqueira

Carmen

No será el Carmen cuyo trágico destino inspiró a Bizet, sino las casas particulares que se encuentran en el Albaicín y el Realejo y que hacen de Granada la ciudad del Carmen. El nombre es una castellización de la palabra Kam, que significaba viñedo y retiro pacífico. Hoy en día es una casa con un jardín que también sirve como huerto, rodeada por un muro de unos dos metros, en su mayoría encalado. Se mencionan en los escritos del siglo XIV, pero las características de las cármenes que conocemos hoy en día se forjaron a finales del siglo XVIII y principios del XIX, aunque algunas de ellas fueron reconstruidas sobre cármenes más antiguas. "Paraíso cerrado para muchos, jardín cerrado para pocos", escribió el poeta Pedro Soto de Rojas sobre ellos, probablemente en referencia a los muchos olores que desprenden. Sin embargo, hoy en día, algunos de ellos ya no son tan inaccesibles, ya que se puede visitar la Casa del Chapiz, que alberga la Escuela de Estudios Árabes.

Darro

Este río es un afluente del Genil, que a su vez es afluente del Guadalquivir. Su nombre deriva tanto de la palabra latina Aurus, que significa oro, como del nombre cristiano Dauro; ambos referidos a la búsqueda del metal precioso en sus arenas, actividad que siempre ha existido, pero que floreció a mediados del siglo XVIII y continuó hasta mediados del siglo XX. Pero su verdadera riqueza era el agua, y era la columna vertebral de la Granada musulmana, ya que suministraba agua a los palacios y jardines de la Alhambra y al Generalife a través de un sistema de riego llamado Acequia Real. Cruza el municipio y la ciudad de norte a sur por un camino abierto y subterráneo, dividiendo la ciudad de Granada en dos partes, el Albaicín a la derecha y, a la izquierda, la Alhambra, el Generalife y los barrios de la Churra y la Antequeruela en el Realejo. De los catorce puentes que contó, sólo quedan cuatro: el puente del Aljibillo, el más antiguo de origen árabe; el puente de Chririmias, reconstruido en 1882, y otros dos que datan del siglo XVI, los puentes de Espinosa y Cabrera. También da nombre a dos calles de Granada, la Carretera del Darro y la Acera del Darro, la parte más pintoresca de su circuito.

Fajalauza

Es la cerámica más emblemática de Granada y toma su nombre de la puerta medieval que daba acceso al tradicional barrio de los alfareros, que floreció a partir del siglo XVI. Se reconoce por sus colores verde y azul y sus motivos decorativos muy especiales como la silueta de la ciudad, los pájaros y las flores. Es heredera directa de las técnicas, modelos y ornamentación del período nazarí, y su producción actual ha cambiado poco.

Después de dar forma a las piezas manualmente con un torno de alfarero, se realiza la primera cocción y luego se sumergen en un baño de óxido de estaño para fijar la cubierta blanca de la base. Luego se esmaltan con óxido de cobalto y cobre para obtener los típicos colores azul y verde, y finalmente se vuelven a cocer para fijar los elementos decorativos. A finales del siglo XIX, este tipo de cerámica fue magnificada por intelectuales como Ángel Ganivet, Manuel de Falla o Federico García Lorca.


Vistas desde San Miguel Bajo

Jarapa

Este tejido tradicional fue uno de los principales motores económicos de Granada durante su período árabe, cuando contaba con hasta 5.000 telares. Esta época ha terminado, pero el tejido artesanal de las jarapas continúa en la Alpujarra, que en su día fue uno de los principales centros de producción de seda. La jarapa es una tela gruesa que solía estar debajo de los colchones para evitar el roce con los resortes de las cajas. Hoy en día esta técnica de tejido, que utiliza restos de lana o trapos viejos, permite producir alfombras, mantas y cortinas de colores vivos y se ha convertido en una pieza ornamental de valor etnológico. Los encontrará expuestos en todos los pueblos de la Alpujarra, e incluso algunos artesanos le ofrecerán la posibilidad de aprender a fabricarlos.

Mirador

Si estás buscando la fotografía perfecta, en Granada estarás encantado, porque los miradores son la otra forma de sumergirse en la ciudad. La ciudad tiene al menos seis miradores, incluyendo San Cristóbal en la parte alta del Albaicín o San Miguel Alto del Sacromonte, desde donde se puede admirar la Alhambra y la ciudad desde un punto de vista panorámico, así como muchos otros. Algunos de ellos son más conocidos como el de San Nicolás, pero cada granadino tiene el suyo. Este circuito de miradores puede continuar durante toda la visita a la provincia de Granada, ya que desde el Barranco del Poqueira hasta el mirador de la carretera de Tocón, frente a Montefrío, pasando por la subida a la torre de la Catedral de Guadix o hasta la cima de la peña de Castril.

Nazarí

Conocido también como el Emirato o Sultanato de Granada, el reino nazarí fue fundado en 1238 por Mohamed Ben-Nazar, quien primero estableció el centro de su poder en Jaén y luego transfirió su corte unos años más tarde a Granada. Desde allí organizó su nuevo estado y la convirtió en la capital del reino Nazarí. En los siglos XIV y XV, fue una de las ciudades más prósperas de una Europa devastada por la crisis del siglo XIV. Fue un centro comercial y cultural de primer orden con una población de hasta 165.000 habitantes, de los que hoy en día quedan los prestigiosos restos de la Alhambra, el Generalife y el Albaicín. Una situación geográfica muy favorable ha permitido a este reino defender su territorio manteniendo su comercio con los cristianos de la península así como con los musulmanes del Magreb y los genoveses. Sin embargo, durante la Guerra de Granada, de 1482 a 1492, fue perdiendo poco a poco terreno a favor de la Corona de Castilla hasta que Mahoma XII, conocido como Boabdil el Chico, se rindió a los Reyes Católicos el 2 de enero de 1492. El reino nazarí fue el último estado musulmán de la Península Ibérica.

 

Sierra Nevada

Sierra Nevada

Los picos de esta montaña nevada serán el telón de fondo de una visita a Granada casi todo el año. Pero también muchos paseos en la provincia de Granada ya que sus picos, los más altos de la Península Ibérica, culminan a 3.499 metros para el Mulhacén y 3.398 metros para el Veleta. Como resultado, podrá estar en una casa cueva en la región de Guadix y contemplarlas tan pronto como despiertes. Declarada Reserva de la biosfera por la UNESCO desde 1986, la Sierra Nevada es también el hogar del Parque Nacional de Sierra Nevada, el mayor parque nacional de España, que protege la mitad de sus 862,08 km² de superficie. A sólo 30 km de Granada, los aficionados al esquí podrán llegar sin problemas. Y por qué no, disfrutar del placer de esquiar por la noche.

Taracea

Etimológicamente, la palabra viene del árabe clásico Tarsi y significa incrustación. Hoy en día se refiere a una técnica ornamental y artesanal que consiste en tomar pequeños trozos de madera, nácar, marfil o metal de diferentes colores y formar un diseño decorativo parecido a un mosaico. Se puede usar para decorar muebles, espejos, sillas, cofres, juegos de ajedrez y muchos otros objetos. Alcanzó su apogeo durante el período nazarí y varios ejemplos de ella se pueden ver en el Museo de la Alhambra, como un tablero de ajedrez del siglo XIV o las puertas de la antigua Casa de los Infantes, hoy desaparecida, o una cómoda de finales del siglo XV. En Granada todavía hay artesanos que pueden hacer estas piezas por encargo. Los encontrará en la Cuesta Gomérez, que conduce a la Alhambra, y en la Alcacería, con vistas a la plaza de Bib-Rambla.

Tinao

Es un porche que cubre una calle y conecta dos casas que se puede descubrir cuando se visitan los pueblos de la Alpujarra. Su propósito era tanto proteger a los habitantes de la lluvia y el sol, como defenderse en caso de ataque arrojando piedras desde esta zona elevada. Junto con el «terrao», nombre que se da a los tejados planos de las casas utilizadas para secar y almacenar cosechas o secar ropa, y las chimeneas de forma piramidal, coronadas con un sombrero formado por una losa o una piedra, es uno de los elementos visuales más identificables de esta arquitectura bereber. También cabe destacar la posición de las casas, que siguen la pendiente de la montaña, pudiendo el techo de una servir de terraza para la otra, y cuya orientación es hacia el sur o hacia espacios abiertos para aprovechar el clima templado.

Detalle de la Alhambra

 

¿Te has quedado con ganas de más? Descubre todo lo que necesites con nuestra guía Granada Responsable, para descubrir la ciudad de Granada y sus alrededores de la mejor manera, porque ¡Otro modo de viajar es posible!