Los indispensables de la Grecia antigua

Templo del Partenón, sobre la Acrópolis. © Mlenny

La Unesco ha puesto su sello en tantos lugares griegos que todo el país parece estar bajo alta protección patrimonial. Grecia antigua tuvo un papel esencial para las civilizaciones occidentales y cada legado nos lleva al origen del arte, de la democracia, de la filosofía, de la ciencia... Las excavaciones arqueológicas han hecho resurgir las ciudades-estado de antaño y hoy se pueden admirar los vestigios de sus templos, teatros, termas, gimnasios y residencias. De la Acrópolis de Atenas al Palacio de Knossos pasando por Delfos u Olimpia: embárquese en un viaje en el tiempo guiado por los dioses de la mitología y los relatos de la Odisea.

1. Acrópolis de Atenas

La Acrópolis, el lugar más visitado de todo el país, cubre una colina en el centro de Atenas. Antaño fortaleza de la civilización micénica, se convirtió en un lugar de culto en el 510 a. C. Todos los dioses y diosas de la mitología griega tenían un templo o una estatua dedicado a ellos. Entre los vestigios aún visibles, no se pierda el Partenón, el teatro antiguo de Dionisos y el templo de Athéna Niké, la divinidad más adulada. Incluido en el Patrimonio de la Unesco, el lugar está hoy en plena campaña de restauración. 
 
Acrópolis de Atenas. © Jaroslav Moravcik
 

2. Delfos

Dominando el Valle de Pleistos, Delfos es uno de los sitios arqueológicos más importantes de Grecia. Este santuario panhelénico, dedicado al dios Apolo, fue un alto lugar místico: albergaba un oráculo que atraía a numerosos peregrinos que acudían aquí para conocer su futuro. El templo de Apolo y el teatro, que datan del siglo IV a. C., han preservado su belleza en el corazón de estas ruinas, también clasificadas en el patrimonio de la Unesco. El marco natural del lugar es de gran belleza, especialmente el panorama que se extiende hasta el golfo de Corintio. 
 
Delfos. © Alamer- Iconotec
 

3. Knossos

Descubierto en el 1900 por el arqueólogo británico Arthur Evan, el palacio de Knossos es el más importante de los palacios minoicos: su construcción se ha realizado a lo largo de 600 años, de -2200 a -1600. Las ruinas del palacio se extienden sobre 22.000 metros cuadrados, una parte ha sido totalmente reconstituida. Por su plano inextricable, a menudo se ha vinculado a las leyendas del Laberinto y del Minotauro: el rey Minos habría mandado a Dédalo construir el laberinto del palacio para encerrar a un monstruo medio hombre, medio toro...
 
Palacio de Knossos. © Jaroslav Moravcik
 

4. Micenas y Tirinto

En Mecenas y en Tirinto subsisten los vestigios de dos grandes ciudades de la civilización micénica, vinculadas a las epopeyas homéricas de la Ilíada y de la Odisea. Antiguamente ciudad-fortaleza, Micenas ha conservado sus amplias paredes ciclópeas, hechas de enormes bloques de piedra caliza. La misma arquitectura militar antigua está presente en Tirinto donde resiste aún una impresionante muralla ciclópea que protege las ruinas de una acrópolis del siglo XIII a. C. Micenas y Tirinto están inscritas en el patrimonio de la Unesco. 
 
Vestigios de la civilización micénica.© krechet - iStockphoto.com
 

5. Olimpia

En un valle del Peloponeso, Olimpia fue el centro religioso y político de la Grecia antigua, durante casi diez siglos. Estaba dedicada al dios Zeus, solo los sacerdotes y el personal de los templos vivían en el lugar. Numerosos rituales festivos eran organizados, entre ellos los Juegos Olímpicos que tenían lugar cada cuatro años. De hecho, todavía se enciende la llama unos meses antes de la ceremonia de inauguración de los JJOO. Aún se pueden ver los vestigios de las instalaciones deportivas del estadio, del gimnasio y de la palestra. En el Museo arqueológico de Olimpia están expuestas las excavaciones hechas en el lugar, es una de las colecciones más preciadas del país. 
 
Olimpia. © elgreko
 

6. Delos

Otro sitio arqueológico considerable. Delos habría sido creado por Zeus para preservar a su amante de los celos de su mujer y dejar que diese a luz de sus gemelos, Apolo y Artemis, en la serenidad. La isla se convirtió entonces en el centro de culto a Apolo más grande del mundo. En una amplia llanura subsisten los vestigios de cuatro templos que le eran dedicados, simbólicamente protegidos por estatuas de leones, al norte del pórtico de Antígonas. Inicialmente eran nueve, hoy solo quedan cinco en el lugar, otros tres se han conservado en el museo de la isla. 
 
Delos. © Justin Black - Shutterstock.com
 

7. Dion

Los primeros vestigios de este sitio arqueológico datan del siglo III a. C, son los legados de los reyes de Macedonia, entre ellos Alejandro Magno afectaba especialmente este lugar. Es en su teatro donde tenían lugar los Juegos Olímpicos del Norte así como numerosas fiestas organizadas por los poderosos. El teatro está particularmente conservado y aún se pueden ver las ruinas de los santuarios, de las termas y de las residencias. Un museo alberga las excavaciones de Dion y de los alrededores. Podrá admirar bellas estatuas así como un órgano hidráulico de bronce que data del siglo I a. C. 
 
Dion. © Pakhnyushchyy - Adobestock.com
 

8. Epidauro 

Originalmente, este santuario estaba dedicado a Asclepio, deidad de la medicina, de modo que los enfermos acudían aquí para curarse vía ritos terapéuticos. En el siglo IV a. C., se convirtió en el culto oficial de la ciudad-estado de Epidauro cuyo mayor tesoro reside aún en su teatro que es uno de los más bellos del mundo antiguo. Comprende 55 filas de gradas y podía albergar a unos 14.000 espectadores. También se puede admirar el templo de Asclepio, el Tholos e instalaciones hospitalarias dedicadas a los dioses curadores. 
 
Epidauro. © jana_janina _ Adobe Stock
 

9. Sunion

Sunion preside sobre una roca sagrada encima del mar Egeo, era un templo dedicado a Poseidón cuyas 15 columnas de mármol blanco aún funcionan como punto referencia para los marineros. Fue construido en el siglo IV a. C. en un lugar que servía de puesto de vigilancia a los ateos para controlar la llegada de cualquier barco sospechoso. Este lugar es magnífico durante la puesta del sol, ofreciendo vistas panorámicas de las islas lejanas. El poeta Lord Byron, seducido por el lugar, grabó su nombre en una de las columnas dóricas del templo. 
 
Templo de Sunion. © Anastasios71 _ Shutterstock.com
 

10. Vergina

En la frontera de Macedonia se encuentra el Museo de las tumbas reales de Vergina, construido bajo tierra para optimizar la conservación de sus vestigios. La pieza maestra del museo es el sepulcro del rey Felipe II de Macedonia, padre de Alejandro Magno. Está compuesto de una gran tumba de dos cámaras, en una de ellas está expuesto el lárnax: un cofre, decorado con el sol macedonio, que encierra los restos del difunto rey. La exposición desvela también magníficas pinturas murales y numerosos objetos antiguos. 
 
En el Museo de las tumbas reales.© Panos Karas - Shutterstock.com