Una ruta romántica por Alemania

Rothenburg ob der Tauber

La Ruta Romántica, una de las más apreciadas de Alemania, transcurre por la región de Baviera hasta alcanzar la frontera con Austria. Atraviesa paisajes increíblemente variados, pues a lo largo de sus 385 kilómetros abarca desde las verdes riberas del río Meno hasta las soberbias y poderosas cumbres de los Alpes. Por el camino se despliegan ciudades cargadas de arte e historia, pueblos que custodian ancestrales tradiciones y castillos que sobrepasan cualquier fantasía. Si a todo ello le añadimos una extraordinaria gastronomía, que se nutre tanto del buen saber hacer casero como de los últimos descubrimientos de la alta cocina y se baña con excelentes vinos y cervezas, el éxito del viaje está asegurado.

Entre los platos tradicionales destacan las carpas del río Meno servidas en forma de crujientes filetes sin espinas (Knusper-Filets), las truchas con mantequilla de almendras (Spessartforelle mit Mandelbutter), los asados de ternera, cerdo o venado; las salchichas, la pasta con queso alpino y cebolla (Käsespätzle) o postres como el strudel de manzana (Apfelstrudel). Los vinos más apreciados son los que proceden de los viñedos de Stein (Steinwein), en Wurzburgo; y entre las cervezas del país, has de probar una curiosa variedad típica de Baviera: la cerveza ahumada de Bamberg (Rauchbier).

Wurzburgo es una señorial ciudad barroca ubicada en la orilla derecha del río Meno y capital de la región vitivinícola de la Baja Franconia. En ella destacan monumentos como la fortaleza de Marienberg, en cuyo patio interior se encuentra el museo de historia de la ciudad o Fürstenbaumuseum, o el Residenz, una inmensa obra barroca del arquitecto Balthasar Neumann declarada Patrimonio Cultural por la Unesco. Además, cuenta con un elegante casco histórico.

Si te gustan los castillos de época no puedes dejar de visitar el de Weikersheim, otra ciudad rica en historia y patrimonio situada en el valle del Tauber. Su imponente castillo renacentista conserva todo el mobiliario y elementos de decoración originales, de manera que podemos ver la evolución del arte decorativo del siglo XVI al XVIII. Está rodeado de un cuidado jardín de estilo francés de visita obligada.

En Rothenburg ob der Tauber te sentirás como en el escenario de uno de los cuentos de tu niñez, pues conserva una magnífica muralla con varias torres y una preciosa plaza del Mercado en la que se alza una torre con estupendas vistas sobre la ciudad y sus alrededores. De cuento es la historia o leyenda que evitó que el general Tilly la destruyera en 1631; dicen que por culpa del vino, pero lo cierto es que gracias a ello hoy podemos disfrutar de una pequeña ciudad medieval de casas antiquísimas, bellas iglesias, monasterios, fuentes y tabernas acogedoras.

 

Lázaro, Fernando y Ripol, Marc (2015). Viajar en libertad por Europa. 30 rutas imprescindibles en coche, Barcelona: Alhenamedia.