Saltar al contenido Saltar al pie de página

10 destinos sostenibles de Europa para 2024

En Europa hay muchos destinos en los que se pueden combinar vacaciones y sostenibilidad. Nuestro viejo continente es rico en paisajes, desde los fiordos del norte hasta las tierras de la España Verde o las llanuras de Castilla.

Basta con calzarse unas buenas botas o subirse a la bicicleta para disfrutar de la fauna, la flora y de los pueblos alejados de las carreteras principales. Muchos pueblos y ciudades de Europa están poniendo el acento en la sostenibilidad, favoreciendo la movilidad y las actividades respetuosas con el medio ambiente.

He aquí 10 destinos sostenibles de Europa a tener en cuenta para tus próximas vacaciones o días de puente.

1. Parque Natural de la Sierra de Grazalema (Andalucía, España)

Comenzamos por lo más cercano. España no es solo un país de sol y playa, también es un destino para los amantes de la naturaleza, con paisajes que varían de norte a sur y de este a oeste. Así, en Andalucía, el Parque Natural de la Sierra de Grazalema se extiende entre las provincias de Cádiz y Málaga, en el corazón de uno de los paisajes kársticos más magníficos de España.

En Grazalema, los excursionistas pueden descubrir gargantas, profundos desfiladeros, cuevas y una vasta red de ríos, y la mayor reserva de abetos de Andalucía. El parque ofrece una gran variedad de senderos y los ciclistas pueden seguir la Vía Verde de la Sierra, solos o acompañados por su familia.

Desde los miradores se disfruta de unas panorámicas impresionantes, y a menudo se pueden ver aves rapaces surcando los cielos. Además, Grazalema, uno de los más bellos pueblos blancos de Andalucía, es el lugar perfecto para alojarse y degustar la buena cocina serrana.

Y para los amantes de los cielos despejados, Grazalema es un destino Starlight.

Parque Natural de Grazalema. © Rudi Ernst - Shutterstock.
Parque Natural de Grazalema. © Rudi Ernst - Shutterstock.
Parque Nacional de Abisko, en la Laponia filandesa. © Landscapes From The Sky - Shutterstock.com
Parque Nacional de Abisko, en la Laponia filandesa. © Landscapes From The Sky - Shutterstock.com

3. Laponia sueca

En un ambiente completamente distinto, la Laponia sueca es también un lugar ideal para unas vacaciones ecológicas. Una vez allí, ¿cómo no querer respetar estos vastos espacios naturales, verdes en verano e inmaculados de nieve resplandeciente en invierno?

Este territorio ártico, que ocupa una cuarta parte del país, alberga bosques, montañas y ríos. También se puede llegar a archipiélagos salvajes.

La comunidad sami siempre está encantada de recibir visitantes, ya que tienen mucho que enseñarnos en materia de desarrollo sostenible. Según la temporada, podrá disfrutar de paseos en barco, pesca, senderismo, esquí o trineos tirados por perros. Lo más destacado es ver la aurora boreal entre agosto y abril.

3. Alentejo

Situado entre el Tajo y el Algarve, al sur de Portugal, Alentejo es un auténtico paraíso para los amantes del ecoturismo. Su paisaje es variado, con grandes playas y pueblos pesqueros en la costa atlántica, y campos y bosques de alcornoques en el interior. Esta región que limita con Extremadura y Andalucía alberga magníficas villas medievales, como Marvão, Monsaraz o Elvas. Aquí podrá disfrutar de un patrimonio ancestral, antes de detenerse a pedir una copa de uno de los vinos de producción local.

Dos consejos para unas vacaciones sostenibles en el Alentejo: siga el Sendero de los Pescadores a lo largo de la costa para maravillarse con los paisajes marinos, o diríjase a Castro Verde, zona de protección especial y destino de observación de aves. Castro Verde es el punto de partida de numerosas excursiones en el corazón de la estepa. ¡Sublime!

Calle de Elvas (Portugal. © Oficina de Promoción Turística de Alentejo.
Calle de Elvas (Portugal. © Oficina de Promoción Turística de Alentejo.

4. La Selva Negra, en Alemania

Hay que dirigirse hacia el suroeste de Alemania para adentrarse en el corazón de la mítica Selva Negra, una cadena montañosa donde le aguardan mil experiencias. Hay magníficos castillos por descubrir, además de lagos como el Titisee, ideal para practicar deportes acuáticos con buen tiempo y patinaje sobre hielo en invierno.

Para los amantes de las vacaciones activas, la región ofrece magníficos paseos, como el que conduce al pie de las espléndidas cascadas de Triberg. En Gutach, puede hacer una parada para visitar el museo al aire libre Vogtsbauernhof, situado en plena naturaleza y dedicado a mostrar cómo se vivía en la Selva Negra hace seiscientos años.

Si busca una escapada urbana, Friburgo, ciudad de notable arquitectura, se ha convertido en las últimas décadas en pionera del desarrollo sostenible.

Cascada de Todtnau, Selva Negra. © Juergen Wackenhut - Shutterstock.com
Cascada de Todtnau, Selva Negra. © Juergen Wackenhut - Shutterstock.com
Castillo de Hassonville, Valonia, Bélgica. © Shutterstock.com
Castillo de Hassonville, Valonia, Bélgica. © Shutterstock.com

5. Valonia, Bélgica

Bruselas es una de las visitas obligadas cuando se visita Bélgica. Perfecta para conocerla en bicicleta, tiene muchos alojamientos y restaurantes responsables. Pero para los que aún no lo sepan, la zona situada al sur de la capital belga, Valonia, es un pequeño tesoro para los amantes de las vacaciones en armonía con la naturaleza. Un paseo en bicicleta es una oportunidad para admirar castillos agrícolas, granjas cuadradas, antiguas abadías e iglesias románicas.

Una visita a Mélin, catalogado como uno de los Pueblos más bonitos de Valonia, le seducirá de inmediato por su tranquilidad y las vistas sobre los campos que se extienden hasta donde alcanza la vista.

En Valonia, muchos castillos tienen parques abiertos a los visitantes. El castillo de Hélécine y el de Solvay son lugares ideales para disfrutar de la naturaleza y relajarse.

Copenhague. (c) William Perugini - Shutterstock.com
Copenhague. (c) William Perugini - Shutterstock.com

6. Copenhague, Dinamarca

La capital danesa es famosa por su estilo de vida increíblemente relajado. Las autoridades están decididas a convertirla en una ciudad inteligente, la más respetuosa con el medio ambiente y el bienestar de todas. Copenhague se ha fijado el reto de alcanzar la neutralidad en carbono en 2025.

La capital danesa es una ciudad a escala humana donde la bicicleta es la reina de las calles. Subido a este vehículo de dos ruedas, podrás visitar lugares imprescindibles, como La Sirenita o el palacio de Amalienborg. También puedes pasear por Christiana, un barrio hippy famoso por su arte urbano, sus calles llenas de música y sus residentes, que han creado sus propios programas y talleres de reciclaje.

7. Región de Prlekija, Eslovenia

La región de Prlekija se extiende entre los ríos Mura y Drava, en el noreste de Eslovenia. Los amantes de las vacaciones tranquilas encontrarán en ella un lugar ideal para explorar los ondulantes viñedos y disfrutar de sublimes vistas de la campiña circundante. Recorrer el río Mura en bicicleta es un placer, a menos que prefiera descargar adrenalina con una sesión de rafting.

La región también es famosa por sus hoteles y balnearios, así como por su deliciosa gastronomía. En definitiva, un lugar ideal para reconectar con la naturaleza y disfrutar de los sencillos placeres de una región rural.

Íbice alpino en el Parque Nacional de Triglav (Eslovenia). © Shutterstock.com
Íbice alpino en el Parque Nacional de Triglav (Eslovenia). © Shutterstock.com
Mikulov, República Checa. (c) Town of Mikulov.
Mikulov, República Checa. (c) Town of Mikulov.

8. Moravia del Sur, República Checa

Cuando pensamos en la República Checa, siempre pensamos en Praga y su patrimonio. Pero el país también está bendecido con magníficas zonas donde la naturaleza es la reina suprema.

Mikulov es un destino donde instalarse antes de coger la bicicleta y salir a explorar los viñedos de los alrededores, las montañas blancas y descansar a orillas de lagos cristalinos. Esta parte de la República Checa también alberga el Parque Nacional de Podyji, un auténtico santuario de la biodiversidad, con multitud de senderos y carriles bici que discurren por zonas ricamente arboladas. Por el camino, encontrará orquídeas salvajes, mariposas y, si tiene suerte, cigüeñas negras.

9. Península de Marken, Países Bajos

Marken es un pequeño pueblo aislado en una península a unos veinte kilómetros al noreste de la capital holandesa. Accesible en autobús, la mejor manera de pasar unos días aquí es buscar alojamiento y disfrutar del tranquilo ambiente local.

Marken es un lugar idílico, ideal para los amantes de las vacaciones verdes, con sus coloridas casas de madera, sus senderos y su animado paseo marítimo. Puentes, canales, una iglesia y cuidados jardines: Marken es un pequeño paraíso en el campo. El faro, que data de principios del siglo XIX, es una visita obligada en cualquier recorrido ecológico por esta península de ensueño.

Markén, Países Bajos. © Ellie Nator - Fotolia
Markén, Países Bajos. © Ellie Nator - Fotolia
Senderismo en el Parque Nacional Urho-Kekkonen, en la Laponia filandesa. © Thierry Lauzun-Iconotec
Senderismo en el Parque Nacional Urho-Kekkonen, en la Laponia filandesa. © Thierry Lauzun-Iconotec

10. Helsinki, Finlandia

La capital de Finlandia es otro modelo de ciudad verde en Europa. Aquí encontrarás un lugar agradable para pasar unas vacaciones urbanas en contacto con la naturaleza. El Parque Nacional de Nuuksio está a poca distancia. Podrás adentrarte en el bosque antes de tomarte un descanso junto al lago.

En la ciudad, es fácil desplazarse en transporte público para llegar a los espacios más emblemáticos de Helsinki, como la iglesia de Temppeliaukio, el Museo Nacional de Finlandia y la playa de Hietaniemi.

Vale la pena señalar que Helsinki tiene previsto dejar de utilizar el coche en 2025. Los nuevos edificios se construyen en antiguos terrenos industriales baldíos, en lugar de en zonas verdes. La ciudad también cuenta con varios parques y jardines agradables, como el parque Kaivopuisto.

Fuera te espera la Laponia Filandesa, una región de grandes y bellos espacios, donde se esconde la guarida de Santa Claus.

Laponia

Aunque tiene encantadoras ciudades, a Laponia se viene a experimentar la sensación de infinito que proporciona la naturaleza salvaje que la rodea: renos, alces, osos, glotones, águilas, ballenas y salmones se reparten entre llanuras, bosques, tundra, fiordos y lagos del Extremo Norte.

Deja un comentario

2 × dos =


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Guías de viajes sostenibles | Alhenamedia