Saltar al contenido Saltar al pie de página

La bahía de Kotor: un fiordo en el Adriático

Montenegro es un destino apreciado por los amantes de la naturaleza, y la bahía de Kotor figura entre sus paisajes más bellos. Situado al oeste del país, al final de la costa montenegrina, este fiordo de veintiocho kilómetros de largo tiene el aspecto de un paisaje nórdico, con sus montañas en las que se filtra el mar. A lo largo de este litoral, no hay que perderse algunas ciudades con encanto, como la propia capital, Kotor.

Kotor, una parada cultural

Ciudad medieval extraordinariamente bien conservada, Kotor es Patrimonio Mundial de la UNESCO. Está rodeada por imponentes murallas de origen bizantino de 4,5 kilómetros de longitud, dominadas por la fortaleza de San Juan. A esta última se llega tras subir más de mil escalones para admirar la espléndida panorámica entre la bahía de Kotor y el monte Lovćen.

Durante siglos, la bahía de Kotor fue un lugar estratégico en las grandes rutas comerciales del Adriático, separada del resto del país y bajo el dominio de la poderosa República de Venecia. Aún hoy, el centro histórico de Kotor, un laberinto de callejuelas, cuenta con numerosos monumentos de influencia veneciana, vestigios del crisol cultural de la ciudad.

Ciudadela de Kotor. © Stéphan Szeremeta
Ciudadela de Kotor. © Stéphan Szeremeta

Situación geográfica privilegiada

Kotor es un destino con muchas caras. Si bien las callejuelas del casco antiguo son testigo incomparable de su historia y merecen una visita por sí solas, la belleza natural de los alrededores también puede admirarse durante numerosas rutas de senderismo. Tanto si es un senderista entusiasta como un caminante ocasional, estos senderos ofrecen diferentes niveles de dificultad y permiten contemplar la exuberante flora local: la bahía de Kotor está protegida por altas montañas, lo que favorece el desarrollo de una vegetación mediterránea que incluye agaves, adelfas y mimosas.

Practicar senderismo en los alrededores de Kotor es también una oportunidad para descubrir el patrimonio de Montenegro, ya que muchos senderos conducen a fortalezas abandonadas donde la naturaleza ha reclamado sus derechos tras los diversos conflictos que han marcado el territorio.

Entre los senderos más populares, el que conduce al pueblo abandonado de Gornji Stoliv destaca por las espléndidas vistas que ofrece, al igual que los que atraviesan el macizo de Vrmac, que separa Tivat y Kotor. De visita obligada en la región, estos diversos senderos atraviesan bosques centenarios y enlazan pequeñas aldeas donde descubrir las distintas tradiciones locales. Así que solo le queda elegir su itinerario.

El destino ideal para los amantes del deporte

En los alrededores de Kotor se puede practicar una amplia variedad de deportes: senderismo, escalada, bicicleta de montaña, esnórquel o kayak. ¿Qué mejor manera de descubrir los distintos golfos interiores de este fiordo que por mar?

La bahía de Kotor es también escenario de numerosos acontecimientos deportivos a lo largo del año. Entre los más importantes, el Ocean Lava reúne a participantes de todo el mundo para competir en un triatlón en mayo, y el X-Waters acoge a nadadores que se desafían a sí mismos en septiembre. Kotor se ha consolidado como uno de los principales destinos deportivos de Montenegro, con una propuesta de turismo activo muy centrada en las actividades al aire libre.

Una ciudad para vivir todo el año

Carnaval de Kotor. © Olga Ilinich - Shutterstock
Carnaval de Kotor. © Olga Ilinich - Shutterstock

Por último, si tiene previsto visitar Kotor a finales de año, debe saber que el calendario festivo está repleto hasta diciembre. En invierno, la ciudad es famosa por los diversos actos que organiza De Navidad en Navidad, desde la Navidad católica a la ortodoxa, con espectáculos de danza, conciertos y otros entretenimientos que tienen lugar en las plazas y calles de la capital en diciembre y enero. Atraen tanto a locales como a visitantes internacionales, que descubren los tesoros del casco antiguo, realzados por la emoción y la magia de las fiestas.

¿Cuál es la mejor época para visitar Kotor?

Cualquier momento es bueno para descubrir Kotor y su bahía, sobre todo porque el calendario local ofrece un sinfín de festividades todos los meses. La primavera y el otoño son las estaciones ideales para disfrutar tranquilamente de las playas, al tiempo que se beneficia de precios más bajos.

En cuanto al clima, la zona costera de Montenegro, protegida por las altas montañas que la dominan, tiene un clima mediterráneo característico, con inviernos suaves y húmedos y veranos calurosos y secos.

¿Cuánto tiempo necesita?

El tamaño de Montenegro es más bien modesto, aunque el país está lleno de tesoros por descubrir. Prevea unos diez días de estancia en el país para ver los lugares imprescindibles. Para visitar Kotor y disfrutar de las playas de los alrededores, necesitará al menos tres o cuatro días.

Viajero ideal

Kotor, con su belleza natural, tiene algo para todos: tesoros culturales en el casco antiguo, eventos deportivos, playas y actividades al aire libre durante todo el año.

A destacar

  • Paisajes naturales vírgenes a la sombra de uno de los fiordos más bellos de Europa.
  • Una historia centenaria que puede descubrir explorando los monumentos de la ciudad medieval.
  • Un clima suave y agradable durante todo el año.
  • Un sinfín de eventos (deportivos, culturales, etc.) en todas las épocas del año.
  • Numerosas posibilidades de practicar actividades al aire libre: senderismo, escalada, kayak, etc.

A tener en cuenta

 Como en todas partes, en julio y agosto los precios del alojamiento se disparan en la bahía de Kotor. Una solución, si puede permitírselo: viajar en otoño le permitirá ahorrar dinero y estar más tranquilo.
Catedral de Kotor. © Stéphan Szeremeta
Catedral de Kotor. © Stéphan Szeremeta

Montenegro

Montenegro es, sin duda, la última joya oculta del Mediterráneo, y más concretamente del Adriático. Con sus parques nacionales y sus montañas vírgenes, puede ser el destino predilecto para los amantes de la naturaleza.
La bahía de Kotor merece por sí sola el viaje. Patrimonio de la Humanidad, es un reflejo del país: montañosa, espectacular y escarpada.

Deja un comentario

catorce − trece =


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Guías de viajes sostenibles | Alhenamedia